Nuestra Empresa

empresa comolsa

Quiénes somos

planta fisica comolsa

En Comolsa trabajamos inspirados en la naturaleza, fabricando y comercializando empaques en pulpa moldeada a partir del 100% de papel reciclado ofreciéndoles a los sectores avícola, industrial y agroindustrial una verdadera solución de empaque garantizando: 

 

  • Una óptima protección y presentación de productos frágiles y/o perecederos.
  • Asepsia y bioseguridad en sus procesos.
  • Tener un empaque reciclable y biodegradable, contribuyendo con el cuidado del medio ambiente.

 

Historia

Como resultado de la conjugación de una serie de oportunidades:

 

  • La sustitución de la importación de empaques plásticos y de papel para la industria avícola.
  • La oportunidad de reciclar papel coadyuvando al mejoramiento del medio ambiente.
  • Ofrecer un menor costo de los empaques a la industria avícola.
  • Garantizar una importante disminución de la rotura de huevo con la utilización del empaque fabricado en pulpa moldeada.

 

Se creó en septiembre de 1983 la empresa Colombiana de Moldeados S.A (COMOLSA). El Grupo Carvajal viendo la oportunidad de disponer de los desperdicios industriales de sus negocios de impresión, decide incursionar en la industria de empaques de pulpa moldeada para abastecer el mercado local. Se conforma así, una sociedad entre el grupo Carvajal y Moldeados Andinos (Venezuela) que deciden instalar en Buga (Colombia) una planta de pulpa moldeada, considerando que el valle del Cauca era para la época el principal productor de huevos del país. 

 


Comolsa, en Buga, inicia operaciones con una máquina Hartmann 221 con capacidad para producir 10 toneladas por día. Se realizan estudios de mercadeo a nivel nacional orientados a la sustitución de la bandeja plástica fortaleciendo la política de bioseguridad, rotura de huevo y costos adicionales que hacían que nuestro producto se posicionara rápidamente en el mercado avícola. Entre los años 1985 y 1990 se adquirieron nuevas líneas de moldeo: Hartmann II (1 ton/día) y Keyes modelos D-1 (3,5 ton/día) y D-2 (3,5 ton/día). En 1992, se adquiere la máquina Silfurtun con una capacidad de 1,5 ton/día comprada por un cliente que se había integrado hacia atrás. En el año 2004 se realizan modificaciones en la máquina Keyes D-2 logrando aumentar la capacidad de 3,5 a 10 ton/día. En 1995 se adquiere la planta Pamolsa en Lima (Perú) para la elaboración de productos en pulpa moldeada y plástico. En el año 2005, Comolsa decide trabajar con el INDG (Brasil) en los proyectos de competitividad aplicando la metodología PHVA, con  el objetivo de trabajar en afianzar la estructura de costos de la compañía. En Buga, en el mes de marzo 2007  iniciamos  operaciones con la nueva máquina Hartmann III con una capacidad de 15 ton/día.

 

En la década de los 90 se iniciaron los procesos de certificación de calidad obteniendo certificaciones en las normas ISO 9001, OSHAS 18000 e ISO 14000. Derivado de ello se obtiene el "Premio Colombiano a la Calidad en 1997", e igualmente el "Premio Iberoamericano a la Calidad" en Republica Dominicana de manos del Rey de España.

 

 

Misión Visión

mision vision

Visión:

 

Ser la Corporación productora de empaques ecológicos más rentable de Latinoamérica

 

Misión:

 

Creamos valor y un mundo mejor mediante soluciones competitivas de empaques ecológicos. Somos una Corporación comprometida con el bienestar de la gente.

 

Valores

valores

Nos guiamos por los siguientes valores:

 

 

Integridad: Hacemos siempre lo correcto y nos comunicamos con respeto y franqueza.

 

 

Liderazgo: Inspiramos y facultamos a nuestros colaboradores para alcanzar y superar sus metas.

 

 

Iniciativa: Impulsamos las ideas y proyectos innovadores para promover el crecimiento de la empresa.

 

 

Cooperación: Colaboramos y trabajamos en equipo con un alto sentido de compromiso  para el éxito de nuestra empresa.

 

 

Superación: Sustentamos nuestro éxito en la estimulación del conocimiento y el bienestar integral de nuestra gente.

 

 

Conservación: Estamos comprometidos con la defensa del medio ambiente y el mejoramiento de la calidad de vida.

 

 

Proceso productivo

procesos productivos

COMOLSA , produce  a partir del material reciclado empaques NATURALES, de pulpa moldeada, totalmente reciclables y biodegradables, que le dan FORTALEZA  al producto que acompaña para que llegue de manera memorable y en perfectas condiciones al consumidor:

 

  • PROTEGIÉNDOLO, gracias a su alta resistencia que evita averías y disminuye el riesgo de pérdidas, su excelente absorción  y circulación de aire que disminuye la humedad y su buena porosidad y estabilidad que previene la formación de mohos.

     
  • También le ofrece al producto UNA EXCELENTE PRESENTACIÓN, ya que la superficie de  los empaques de pulpa moldeada, puede imprimirse con facilidad, para anunciar su marca de forma atractiva, son agradables al tacto, no tienen bordes afiliados, ni crujen.

 


Estas especiales características de los empaques de Comolsa, se logran gracias al controlado y riguroso proceso productivo que describimos a continuación: 

 

Preparación de Pasta:

 

La primera etapa del proceso productivo es la preparación de la mezcla.

 

Las materias primas, debidamente escogidas, son llevadas al hidrapulper donde el papel reciclado es mezclado con agua y desintegrado por la acción de un rotor de cuchillas. En esta etapa los operarios prestan contralan con mucha presición el tiempo la proporción de agua y fibra y las dosificaciones de los químicos para lograr la calidad de la pasta que garantizará el éxito del resto de la producción

 

mezcla

 

Refino o Limpieza:


Al salir del hidrapulper, la pasta es sometida a un proceso de refino, que consiste en pasarla a través de un conjunto de tanques y varios sistemas de limpieza, para atrapar las “gomas”, esto es, los lomos de los directorios o plásticos grandes incorporados en las otras materias primas. Estas gomas son rechazadas del proceso.

 

La pasta contiene además elementos pesados como ganchos de cosedora, alambres, partículas de arena y otros que son retirados en un Limpiador de Alta Densidad y las particulas más pequeñas restantes se extraen con el equipo Fiber Sorter.

 

La pasta, limpia y debidamente desintegrada, está lista para pasar a una de nuestras seis máquinas moldeadoras HARTMANN.



Los rechazos de estos procesos de limpieza son almacenados para ser dispuestos debidamente en un relleno sanitario.

 

El consumo de agua es estrictamente controlado, pues aunque se cuenta con una planta de tratamiento de efluentes, COMOLSA trata de recircular y aprovechar al máximo cada litro de agua que usa.

 

Moldeo:

 

La pasta se entrega a cada máquina moldeadora. Allí, la pasta depositada en los moldes es sometida a varios procesos de succión y presión, que le dan la forma y disminuyen la cantidad de agua en el producto. En el mism molde de presión el producto  para al proceso de secado.

 

Secado:

 

El secador es una caja dentro de la cual un sistema de quemadores de gas y ventiladores de aire inyectan aire caliente a 200°C para calentar el agua presente en las bandejas y retirarla en forma de vapor. Las bandejas recorren el secador a lo largo una y otra vez, hasta que, pasados unos minutos, salen de él para ser entregadas al sistema de apilado, que consiste de unos transportadores de banda, un mecanismo de volteo, otro de compresión y otro de flejado para poder convertir las bandejas individuales en paquetes de bandejas (en grupos de 100 o 120) y de esta forma poderlas almacenar, transportar y utilizar adecuadamente en las avícolas.

 

secado

 

El producto es empacado en determinado tamaño de paquete. Su calidad final es controlada en este proceso.

 

Planchado e Impresión:

 

Cuando el producto es estuche para huevos, es necesario pasar por un proceso adicional de planchado e impresión, para poder imprimir los motivos que los clientes solicitan para cada estuche.

 

El producto es llevado a la bodega de despachos, desde donde es transportado a las granjas de todo el país.

 

Los residuos impregnados de tinta y otros sólidos del proceso de moldeo, impresión o apilado son sometidos a la política de Manejo Integral de Residuos, donde se clasifican desde su generación, se almacenan y se entregan a contratistas encargados de su adecuada disposición final.

 

Igualmente ocurre con los sobrantes de grasas, aceites y solventes: son enviados a empresas encargadas de su combustión limpia.